Trivium Mexico

10 Noviembre 2021 |

Trivium: La Corte entra ahora en sesión [entrevista de Matt Heafy con Blunt Magazine]

Source: Trivium: Court is now in session
Photo by Mike Dunn

Se puede argumentar que en el 2021, el líder de Trivium, Matt Heafy, es el hombre más trabajador de la música. Un vistazo rápido a su Instagram muestra una paternidad equilibrada individual (nada menos que gemelos), un gran número de seguidores en el servicio de streaming Twitch (en el que realiza dos transmisiones diarias, que consisten en música original y covers, y juegos), así como un miríadas donde participa como invitado con bandas de metal emergentes, con, por supuesto, un poco de Jiu Jitsu brasileño incluido.
 
Eso ni siquiera tiene en cuenta su carrera principal en Trivium, que acaba de lanzar lo que podría decirse que es su mejor LP, In The Court Of The Dragon, apenas 14 meses después del aclamado por la crítica What The Dead Men Say. Es una carga de trabajo similar a The Rock, Joe Rogan o Kevin Hart, y la disciplina es lo que sustenta todo. “Te explicaré el programa completo,” dice Heafy cuando nos pusimos al día por teléfono.
 
Me despierto a las siete en punto, limpio la casa y preparo el desayuno para todos. A las 7:30, todos comemos y yo preparo el horario de las redes sociales para el día. A las ocho, 30 minutos de calentamiento vocal mientras los niños ven la televisión, con café en la mano. A las 8:30, estamos agradecidos de que alguien nos ayude en la casa, así que entro en mi oficina donde las transmisiones están configuradas y listas para comenzar. De 8:30 a 11 en punto, streams de Trivium con algunos juegos al final. A las 11 en punto es la hora de Jiu-jitsu. Mi compañero de Jiu-jitsu viene porque entrenamos en mi patio trasero, y lo hemos hecho durante los últimos 18 meses. A las 12 en punto, preparamos el almuerzo, paso tiempo con los niños y me preparo para la segunda transmisión. A la 1:30 me preparo para la segunda transmisión. Las transmisiones terminan a las 4 en punto, y luego llega la hora de los niños.
 
Es agotador de leer, pero estimulante escuchar cuando Heafy te lo explica con una intensidad militar. “Mi agenda no se debe a Trivium o Twitch – mi padre es un infante de marina y mi madre es japonesa, así que fui criado por dos de las culturas más disciplinadas y regimentadas. Y criando a los niños, ellos también necesitan estructura y horario.
 
La misma ética de trabajo se aplica a la banda, al menos a nivel musical, con In The Court Of The Dragon requiriendo solo 14 días para grabar. Es nada menos que una hazaña asombrosa dado el nivel de complejidad técnica y alcance cinematográfico que se encuentran en el álbum.
 
Todos somos tan intensos como los demás con nuestros horarios de ensayo,” dice Heafy. “Practicamos sin parar y dedicamos una cantidad intensa de tiempo a nuestros instrumentos para que cuando vayamos y hagamos shows después de un largo descanso, nos aseguremos de que las habilidades estén ahí. Cuando llega el momento de trabajar y ser creativos, es muy fácil para nosotros: me aseguro de cantar y gritar de una a cuatro horas al día, de cinco a siete días a la semana. Es más como ser como un atleta que músico; me estoy asegurando de estar siempre listo para empezar. Nunca dijimos en los últimos tres discos, 'Es hora de componer' – alguien ha creado un nuevo riff y las cosas simplemente han partido desde allí. Con éste, un día solo estaba jugando en el stream, y eso fue una parte importante de cómo comenzó esto. Para nosotros, se trata de atrapar un rayo en una botella.”
 
Los resultados hablan por sí mismos, ya que In The Court Of The Dragon fue recibido con júbilo por el mundo del metal en general, una comunidad que una vez descartó a la banda como oportunistas que capitalizaban la nueva ola del heavy metal estadounidense y el bombo del metalcore de mediados de los 2000. De hecho, el periodo "intermedio" de la banda es una mezcla, con discos como Vengeance Falls y Silence In The Snow que se sienten como asuntos que dieron dos pasos hacia adelante y uno hacia atrás.
 
Con The Crusade, Vengeance Falls y Silence In The Snow, establecimos límites”, dice Heafy, señalando sin rodeos que estos discos fueron de hecho fallos. “Aquí, entramos preparados pero no teníamos límites. Hicimos cualquier cosa que se sintiera bien, y esa es una gran parte de la razón por la que estos discos más recientes parecen haber resonado tanto en la gente. No podemos creer que con diez discos, la gente diga que estamos escribiendo nuestras mejores cosas ahora, es un lugar realmente increíble para estar como banda.
 
Con diez discos a sus espaldas, parece que Trivium es cualquier cosa menos un acto de nostalgia, con In The Court Of The Dragon completando un hat trick de lanzamientos que definen (o salvan) la carrera (The Sin And The Sentence y What The Dead Men Say componen esta santa trinidad).
 
Es el tipo de consistencia que la banda siempre ha insinuado, pero nunca entregó del todo, un hecho del cual Heafy es muy consciente de moverse hacia un mundo post-COVID. “Sin lugar a dudas, somos la mejor banda en vivo que hemos sido,” dice.
 
También somos la mejor banda de estudio que hemos sido. Transmitimos todos los shows que tocamos de forma gratuita, escucho cada show con mucha, mucha atención, y nos ha ido mejor que nunca. Vivimos a diez minutos los unos de los otros, tenemos nuestro propio cuartel, y estamos más preparados que nunca para hacer los discos que queramos hacer.”